Fisting en el juego sexual a solas y de pareja

Fisting o firsting (varias concepciones). Definición.

Fisting o fist-fucking es un término inglés con el que se designa la práctica de la inserción braquioproctal o vaginal. Un acto sexual consistente en la introducción parcial o total de la mano en el recto o la vagina de la pareja. Es una práctica considerada como extrema, y se suele recomendar que no se lleve a cabo sin los necesarios cuidados previos (desinfección, limpieza, guantes de látex, lubricante, etc.) y posteriores (dilatación paulatina).

Una variante sería la braquioprosis o braquiproctosigmoidismo, que es una forma profunda de fisting donde todo el brazo penetra el ano.

Fisting: de qué se trata la práctica sexual más extrema

Una conducta sexual que tiene origen sadomasoquista. Un especialista en sexologia explica  los cuidados necesarios para llevarlo a cabo y las claves para lograr el máximo placer.

Una práctica poco mencionada pero con gran aceptación entre las parejas debido a su elevada carga erótica. Se trata del fisting o fist-fucking, una conducta sexual que consiste en la introducción de la mano o parte del brazo en el ano/recto o en la vagina.

Un abordaje que surge como una variante del sadomasoquismo, y a través de las películas porno hizo que lograra más difusión en personas que buscan un sexo más fuerte, tanto en relaciones homo como heterosexuales.

Especialistas en Sexología refieren que "Es una técnica que requiere cuidados especiales, una alternativa de riesgo por la dilatación extrema de los tejidos vaginales o anales"

Las parejas eligen alternar la penetración manual y la convencional para alcanzar de manera más intensa el placer. Sin embargo, esta técnica ha sido poco desplazada por la aparición de juguetes sexuales que cumplen esa función.

Existen diferencias entre el fisting vaginal y el anal, determinadas por la conformación anatómica. La capacidad elástica de la vagina para distenderse es mayor que la del ano, que posee dos esfínteres que ofrecen resistencia a la penetración.

Además, la lubricación vaginal permite que la zona esté más preparada para recibir la mano que la penetra. El fisting por el ano necesita una preparación más completa.

Antes de ponerlo en práctica, es importante tener en cuenta algunas cuestiones: "Es fundamental un nivel alto de excitación, la higiene de la zona, el uso de lubricantes, y la penetración gradual para que no provoque dolor ni lastime".

Para los que se aventuran, tienen que tomar los siguientes recaudos:

-Nunca debe ser práctica desde el comienzo, debe realizarse cuando ya los cuerpos estén preparados.
-Nunca en forma violenta.
-Si la persona siente dolor, o se da cuenta de que no es placentero hacerlo, lo recomendable es que cambie a otra variante sexual.
-Los movimientos lentos y de rotación ayudan a la penetración.
-Si hay coito posterior, el uso del profiláctico es regla por la congestión de la mucosa, lo cual lleva a microhemorragias que aumentan las probabilidades de contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Posiciones en la práctica del Fisting.

  • Silent duck: la posición de la mano parece el pico de un pato, de ahí que su traducción literal sea pato silencioso, usada en las etapas iniciales del fisting.
  • Doble fist/fuelle/rezo de lado o la super druper: las manos se ponen palma contra palma y paralelas al suelo. Esta posición se utiliza para el doble-fisting, también conocida como the bellows (el fuelle) o side prayer (rezo de lado), ya que las manos se ponen como si se fuera a rezar, pero giradas 90º.
  • La otra variante aparece reflejada en la imagen de la derecha. Esta posición del puño tiene la forma de la letra T en el alfabeto de la lengua de señas americana, y se hizo popular en la década de los noventa. El pulgar se coloca entre el dedo índice y el dedo medio después de insertar la mano en el ano o vagina de la pareja.

Seguridad y salud. Consideraciones a tener en cuenta.

Es necesario tener en cuenta que en el caso del fisting anal, el ano posee dos esfínteres, el externo –controlado por el sistema nervioso periférico(voluntario)–, en tanto que el interno es controlado por el sistema nervioso autónomo (involuntario). Así pues, al realizar esta práctica se tendrá presente que el sujeto pasivo no logra dilatar el esfínter interno de manera voluntaria y, por eso mismo, es necesario tener cuidado con el fin de evitar el dolor intenso. El intestino puede ser insensible al dolor durante la penetración, por lo que pueden producirse perforaciones muy graves, que no se manifiestan de inmediato, o desgarros muy dolorosos en el ano con necesidad de intervención quirúrgica por hemorragia, por lo que es imprescindible una dilatación previa de los músculos, así como el conocimiento técnico de esta práctica.

Precauciones

Para esta práctica es muy importante:

  • Usar lubricante soluble en agua
  • No llevar ningún anillo
  • Ponerse guantes de látex o nitrilo de un sólo uso
  • Después de un fisting anal, muchos vasos sanguíneos del recto quedan abiertos a causa del trauma, de manera que es imprescindible el preservativo si posteriormente se pretende realizar una penetración anal, ya que el riesgo de transmisión del VIH es muy elevado.

Bibliografía

Algunos libros publicados sobre esta temática:

  • Herrman, Bert (1991). Trust, the Hand Book: A Guide to the Sensual and Spiritual Art of Handballing. Alamo Square Distributors. ISBN 978-0-9624751-5-3.
  • Morin, Jack (1998). Anal Pleasure and Health: A Guide for Men, Women and Couples. Down There Pr. ISBN 978-0-940208-37-7.
  • Addingtonn, Deborah (1998). A Hand in the Bush: The Fine Art of Vaginal Fisting. Greenery Press. ISBN 978-1-890159-02-3.
  • Brent, Bill (2002). The Ultimate Guide to Anal Sex for Men. Cleis Press. ISBN 978-1-57344-121-6.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X